Barrio Gótico, otra Barcelona

Publicado el 23 enero 2015
Archivado en Josep | Comentarios desactivados en Barrio Gótico, otra Barcelona

El barrio Gótico o Barri Gòtic de Barcelona, es uno de los barrios medievales mejor conservados de Europa. Forma parte del distrito Ciutat Vella y es considerado el corazón de la ciudad, ya que se sitúa en el mismo centro histórico de Barcelona. El barrio está constituido sobre los antiguos restos romanos de la ciudad. Antaño, era un conjunto amurallado, con varias puertas de entrada, que permanecieron hasta las remodelaciones del siglo pasado.

La estructura del barrio permaneció intacta hasta el siglo XIX, a partir de entonces, se realizaron grandes transformaciones: los cementerios parroquiales se transforman en plazas públicas, se cambió el uso de algunos edificios y se derribaron gran parte de las murallas, aunque todavía se conservan trozos en la plaza de la Catedral de Barcelona. El barrio Gótico está delimitado por la Plaza Cataluña en la zona norte y por el Puerto en la zona sur. A su vez, está compuesto por diferentes barrios que conservan su propia personalidad: el Call, Santos Justo y Pastor, Santa María del Pi, la Catedral, Santa Ana, La Merced y Palau.

Tendrás varias opciones para conocer este emblemático barrio, una de ellas es hacerlo “a tu aire” por sus muchas y laberínticas callejuelas. Sin embargo, lo más interesante es seguir un cierto orden, para no perderte nada de sus encantos. Incluso si lo prefieres, tendrás la posibilidad de recorrerlo acompañado por un guía, tanto de día como de noche, y escuchar todo tipo de detalles y leyendas. En cualquier oficina de turismo te darán toda la información y precios. El barrio ha seguido transformándose y adaptándose a los nuevos tiempos. Existe una superposición de periodos y estilos, por ello, es posible encontrar una escultura de época actual junto a un edificio del siglo X o unos frescos del XV. Y ahí radica precisamente si encanto.

El paseo podría comenzarse en la Plaza de San Jaime. La que en su día fue el foro romano de la ciudad y que actualmente alberga las sedes centrales del Ayuntamiento de Barcelona y de la Generalitat de Catalunya. Ambos edificios merecen una visita. Una vez finalizadas las dos visitas, se recomienda tomar el Carrer del Bisbe (Calle del Obispo), uno de los rincones más fotografiados de la ciudad. Aquí la mayor atracción es el Pont del Bisbe (Puente del Obispo), construido durante la dictadura de Primo de Rivera, a finales de los años 20, para unir el Palacio de la Generalitat con la Casa dels Canonges, lugar en el que se hallaba la residencia oficial del Presidente. Si seguimos la calle hasta el final, llegamos hasta la bella Catedral, de estilo gótico, que ha sido restaurada varias veces y se puede visitar. Ante la portada del templo, a la izquierda, está la casa de l´Ardiaca, hoy archivo histórico. Tanto esta casa como la casa de enfrente, están construidas sobre la misma muralla romana. Desde aquí, las atracciones principales son fáciles de alcanzar, como son los restos romanos situados por debajo del Museo de la Historia de la Ciudad.

Muy próxima se encuentra también la Plaza del Rey, una pequeña joya digna de ser admirada, y al fondo se levanta la fachada del Palacio Real Mayor, aquí fue donde Isabel y Fernando recibieron a Cristobal Colón tras su triunfal regreso de América. También fue el lugar donde se reunía el tribunal de la Inquisición. Existía la creencia de que las paredes se movían cuando alguien mentía. Muy cerquita se halla la calle comercial más importante de Barcelona, el mítico Portal de L’Angel, una moderna vía peatonal que nace de Plaza Cataluña. Para finalizar, podemos descender por las famosas Ramblas hasta la Plaza Real, un amplio espacio porticado rodeado por palmeras, cuyos bares y restaurantes ofrecen un sitio relajante donde sentarse tras el paseo. Todo el barrió gótico está lleno de locales donde disfrutar de la excelente gastronomía catalana o simplemente tomar algo. Además, es muy típico ver músicos, por las distintas esquinas del barrio, tocando instrumentos como la guitarra, el arpa o el violín… amenizando de forma muy agradable nuestro paseo.

Comentarios

Los comentarios estn cerrados.