La Casa Batlló

Publicado el 14 enero 2015
Archivado en Josep | Comentarios desactivados en La Casa Batlló

La Casa Batlló es una de las obras más conocidas de Gaudí y una de las atracciones más visitadas de Barcelona. Se encuentra situada en el número 43 del Paseo de Gracia, una de las principales vías de la capital catalana y que atraviesa el modernista borrio del Eixample o Ensanche. Cerca se encuentran otros edificios modernistas como la Casa Lleó Morera, la Casa Miralles, la Casa Amatller o La Pedrera, también de Gaudí. Su historia data de cuando el industrial Josep Batlló le encarga a Gaudí remodelar el antiguo edificio construído 30 años antes. En un principio el plan era demolerlo para construir uno nuevo, pero casi en el último momento el industrial cambió de idea y decidió reformar sólo la fachada.

Gaudí utilizó para ello materiales típicos modernistas como la cerámica, el hierro y el cristal. El resultado fue un cambio completo, ya que además de la reforma de la fachada, con los coloridos azulejos del tejado y los “huesudos” balcones, fueron añadidos dos pisos y el desván. La originalidad y belleza de la casa Batlló se debe a los elementos ornamentales, por ejemplo, las columnas de la fachada que enmarcan las ventanas con sus coloridas vidrieras tienen forma de huesos y el tejado está rematado por una forma ondeante que asemeja el lomo de un dragón, en el que los brillantes azulejos representan las escamas, y que evoca al dragón vencido por San Jordi. También aparece la cruz, elemento muy presente en las obras de Gaudí.

En el año 2005 fue clasificada como obra Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y quizás por esto y porque se trata de un edificio privado, la entrada resulta algo cara (alrededor de los 16€) pero al menos incluye la audioguía. Las estancias que se visitan son la planta noble (la antigua residencia de los Batlló), el desván y la azotea para finalmente acabar bajando por el patio de luces.

La Casa Batlló puede visitarse todos los días de la semana y lo mejor es llegar en metro bajándose en la estación Passeig de Gràcia. Una vez finalizada la visita resulta una buena idea pasear por esta zona del Eixample. No en vano se conoce como “la manzana de la discordia” por la gran cantidad de edificios modernistas que rivalizan en belleza. Y si vais a visitar Barcelona en verano estad atentos porque en la terraza de la Casa Batlló se suelen organizar conciertos de música clásica. Y si os apetece comer o cenar por la zona, en el número 38 del Paseo de Gracia tenéis el restaurante Blanc, muy recomendable tanto por su exquisita comida como por su bonita decoración. O bien, una opción más económica y que no defrauda es el Divinus Passeig de Gracia, situado en el número 28 y que además cuenta con una terraza muy agradable para disfrutar con buen tiempo.

Comentarios

Los comentarios estn cerrados.