Las Ramblas de Barcelona

Publicado el 23 enero 2015
Archivado en Josep | Comentar este artículo

Cosmopolita hasta la extenuación, en Las Ramblas de Barcelona podemos encontrar cualquier cosa que se nos tercie. Si empezamos la visita desde la estatua de Colón, dando la espalda al mar, a escasos metros a nuestra izquierda nos encontramos con el Mercat de la Boqueria, un lugar donde encontraremos todo tipo de alimentos con un encanto particular, incluso también hay puestos de insectos comestibles, bien sean fritos o cocidos, por ejemplo, saltamontes.

Si seguimos hacia arriba, caminamos por la rambla denominada de los animales, ya que los puestecitos que hay en ese tramo son tiendas de animales, bien sean periquitos, hamsters, jaulas, etc. Más arriba y otra vez a la izquierda está ubicado el conocidísimo Gran Teatro del Liceo de Barcelona, teatro de ópera de 1847, reconstruido entre 1994 y 1999 después de un impactante incendio.

El siguiente tramo de Las Ramblas es el conocido como el de las flores, puesto que todas las tiendas que podemos encontrar por allí son de flores típicas de cualquier paseo o ramblas de España. A mitad del paseo, a la derecha está la calle que nos conduce a la Porta de l’Àngel, una conocidísima y popularísima calle comercial y también nos conduce a la Plaza de Sant Jaume donde se ubica la sede central del Ayuntamiento de Barcelona y el Palacio de la Generalitat de Catalunya, además de la Catedral de la ciudad. Una vez llegamos al final del paseo, nos ubicamos en la fuente de Canaletas, una conocidísima plaza por los aficionados culés, los cuales celebran todos los éxitos de su equipo, el FC Barelona.

Al otro lado de esta fuente observaremos la Plaza Catalunya. A lo largo de todas las Ramblas podremos observar numersos mimos y personajes con vida que piden dinero al público, recortado el número de personajes y, por tanto, regulado por ordenanza local desde 2011. A los lados de la calle también hay una gran cantidad de tiendas dedicadas al fútbol, aunque eso si, no son baratas. También hay que ir con mucho cuidado con los bolsos, carteras y demás, puesto que los carteristas hacen “su agosto” con los turistas en esta zona de Barcelona. Es una zona muy bien comunicada, con varias paradas de metro a lo largo del paseo, puntos de taxi y paradas de bus.

Share

Barrio Gótico, otra Barcelona

Publicado el 23 enero 2015
Archivado en Josep | Comentar este artículo

El barrio Gótico o Barri Gòtic de Barcelona, es uno de los barrios medievales mejor conservados de Europa. Forma parte del distrito Ciutat Vella y es considerado el corazón de la ciudad, ya que se sitúa en el mismo centro histórico de Barcelona. El barrio está constituido sobre los antiguos restos romanos de la ciudad. Antaño, era un conjunto amurallado, con varias puertas de entrada, que permanecieron hasta las remodelaciones del siglo pasado.

La estructura del barrio permaneció intacta hasta el siglo XIX, a partir de entonces, se realizaron grandes transformaciones: los cementerios parroquiales se transforman en plazas públicas, se cambió el uso de algunos edificios y se derribaron gran parte de las murallas, aunque todavía se conservan trozos en la plaza de la Catedral de Barcelona. El barrio Gótico está delimitado por la Plaza Cataluña en la zona norte y por el Puerto en la zona sur. A su vez, está compuesto por diferentes barrios que conservan su propia personalidad: el Call, Santos Justo y Pastor, Santa María del Pi, la Catedral, Santa Ana, La Merced y Palau.

Tendrás varias opciones para conocer este emblemático barrio, una de ellas es hacerlo “a tu aire” por sus muchas y laberínticas callejuelas. Sin embargo, lo más interesante es seguir un cierto orden, para no perderte nada de sus encantos. Incluso si lo prefieres, tendrás la posibilidad de recorrerlo acompañado por un guía, tanto de día como de noche, y escuchar todo tipo de detalles y leyendas. En cualquier oficina de turismo te darán toda la información y precios. El barrio ha seguido transformándose y adaptándose a los nuevos tiempos. Existe una superposición de periodos y estilos, por ello, es posible encontrar una escultura de época actual junto a un edificio del siglo X o unos frescos del XV. Y ahí radica precisamente si encanto.

El paseo podría comenzarse en la Plaza de San Jaime. La que en su día fue el foro romano de la ciudad y que actualmente alberga las sedes centrales del Ayuntamiento de Barcelona y de la Generalitat de Catalunya. Ambos edificios merecen una visita. Una vez finalizadas las dos visitas, se recomienda tomar el Carrer del Bisbe (Calle del Obispo), uno de los rincones más fotografiados de la ciudad. Aquí la mayor atracción es el Pont del Bisbe (Puente del Obispo), construido durante la dictadura de Primo de Rivera, a finales de los años 20, para unir el Palacio de la Generalitat con la Casa dels Canonges, lugar en el que se hallaba la residencia oficial del Presidente. Si seguimos la calle hasta el final, llegamos hasta la bella Catedral, de estilo gótico, que ha sido restaurada varias veces y se puede visitar. Ante la portada del templo, a la izquierda, está la casa de l´Ardiaca, hoy archivo histórico. Tanto esta casa como la casa de enfrente, están construidas sobre la misma muralla romana. Desde aquí, las atracciones principales son fáciles de alcanzar, como son los restos romanos situados por debajo del Museo de la Historia de la Ciudad.

Muy próxima se encuentra también la Plaza del Rey, una pequeña joya digna de ser admirada, y al fondo se levanta la fachada del Palacio Real Mayor, aquí fue donde Isabel y Fernando recibieron a Cristobal Colón tras su triunfal regreso de América. También fue el lugar donde se reunía el tribunal de la Inquisición. Existía la creencia de que las paredes se movían cuando alguien mentía. Muy cerquita se halla la calle comercial más importante de Barcelona, el mítico Portal de L’Angel, una moderna vía peatonal que nace de Plaza Cataluña. Para finalizar, podemos descender por las famosas Ramblas hasta la Plaza Real, un amplio espacio porticado rodeado por palmeras, cuyos bares y restaurantes ofrecen un sitio relajante donde sentarse tras el paseo. Todo el barrió gótico está lleno de locales donde disfrutar de la excelente gastronomía catalana o simplemente tomar algo. Además, es muy típico ver músicos, por las distintas esquinas del barrio, tocando instrumentos como la guitarra, el arpa o el violín… amenizando de forma muy agradable nuestro paseo.

Share

Puerto de Barcelona, puerto de cruceros

Publicado el 22 enero 2015
Archivado en Josep | Comentar este artículo

El Puerto de Barcelona es el mayor del Mediterráneo en cruceros, cuenta con 313 líneas regulares y se conecta con 423 puertos a lo largo de todo el mundo. Se encuentra entre la desembocadura del rio Llobregat y el barrio de la Barceloneta. Antiguamente se hallaba al sur del Montjuic hasta que en el siglo XV se continuaron las obras al norte de la montaña, edificando las Atarazanas Reales de Barcelona, lo que actualmente es el Museo Marítimo de Barcelona.

Se remodeló por completo para los juegos olímpicos de 1992. Tiene mas de 20 km de muelles de atraques, con terminales para ferrys, cruceros internacionales, mercantiles de todo tipo…todo ello por medio de 45 grúas y 9 remolcadores para la carga y descarga. Nos lo encontramos al término de las Ramblas, donde empieza a respirarse el mar, lo preside la gran torre de Colón a la que podemos subir en ascensor para contemplar una majestuosa vista de la ciudad. Se puede cruzar en “golondrinas” que son unas barcazas, que desde 1888, se pueden tomar cerca del monumento a Colón y que ofrecen recorridos por el puerto o por todo el litoral. Para visitar el puerto olímpico lo ideal es hacerlo a través del teleférico que lo comunica con Montjuic.

Se construyó con motivo de la Expo del 29, tiene tres estaciones: la torre de San Sebastian (en el barrio de la Barceloneta), la Torre Jaime I (junto al World Trade Center en el muelle), y la estación Miramar (en la montaña de Montjuic). La distancia total de recorrido es de 1303 metros y es un espectacular mirador sobre el centro de Barcelona, el puerto y sus playas. En una de las paradas del teleférico, la torre de San Sebastian se encuentra el restaurante La Torre d´Altamar, que permite comer disfrutando de unas vistas del puerto a 75 metros de altura.

Ya a pie, en el Puerto se pueden visitar las emblematicas plazas la Carbonera o del Portal de la Pau. También el Museo de la Historia de Cataluña: ubicado en el Palau del Mar que contiene toda la historia de la región, con exposiciones permanentes e itinerantes. Muy cerca del puerto podemos aprovechar y visitar el Museo de Cera accediendo por la Rambla de Santa Mónica. Es un palacete neoclásico dividido en varias salas y es bastante curioso. La zona entera esta repleta de bares y restaurantes con playas en los dos extremos: La Nova Icaria, en el extremo norte, en la que se pude jugar al voley; y la concurrida playa de la Barceloneta, en el extremo sur.

Los hoteles son algo caros en esta zona, depende del viaje o la visita que se quiera realizar, sale mas barato alquilar un apartamento si se desea pernoctar en esta zona concreta. Aqui se encuentra el famoso Hotel Arts de 5 estrellas que merece la pena ver aunque no nos hospedemos en él. Otros hoteles son el Icaria y el H10 Barcelona Marina ambos de 4 estrellas. De la zona del Puerto, el Aquàrium de Barcelona, merece realmente la pena, tiene 35 acuarios internos con mas de 450 especies distintas. Impresiona de verdad el túnel de los tiburones, por el que te desplazas por una cinta transportadora a través de sus 80 metros de largo. Para mí es el lugar mas bonito y espectacular de toda la zona.

Share

Montjuic, pulmón barcelonés

Publicado el 20 enero 2015
Archivado en Josep | Comentar este artículo

“La Montaña Mágica” de Barcelona emerge en la parte suroeste de la ciudad. Montjuïc no está integrado en el tejido urbano y probablemente por esta razón tiene menos paseantes de los que debería. Durante años fue una especie de armario trasero de Barcelona, pero los Juegos Olímpicos y las sucesivas remodelaciones la han devuelto al público.

El elemento más destacado de Montjuïc es el Estadio Olímpico Lluís Companys, donde se celebraron las ceremonias más importantes de Barcelona 92. Está abierto a los visitantes -previo pago- y en su interior alberga el Museo Olímpico, con recuerdos del evento. A su lado, se sitúa el Palau Sant Jordi, el polideportivo de mayor capacidad de la ciudad, recinto de varios grandes eventos deportivos y algunos de los conciertos musicales más numerosos. La zona tiene un paseo agradable para los mitómanos.

Otro punto también tentador, sobre todo en verano, son las piscinas Bernat Picornell, situadas en un balcón con una impresionante panorámica de toda la ciudad y un lugar perfecto para un chapuzón relajante Para acceder a Montjuïc se pueden tomar varias vías. La más conocida para el caminante es la avenida de la Reina María Cristina, recorriendo el recinto ferial hasta la Font Màgica y el Palau Nacional. La fuente, recuerdo de la Exposición Universal de 1929, se ilumina por la noche y combina la fuerza de los distintos surtidores de agua con hipnóticos juegos de luz. Por su parte, el Palau, un majestuoso edificio neoclásico sede del Museo de Arte Nacional de Catalunya (MNAC), ofrece vistas muy hermosas del cielo de Barcelona.

En la montaña no faltan los atractivos culturales, entre los que destaca la Fundación Joan Miró, imperdible ya que recoge una amplia colección de los trabajos del artista catalán, así como el Jardín Botánico. Sin embargo, hay que tener cuidado en estos paseos, Montjuïc es una colina de un tamaño razonable y las caminatas se pueden hacer largas, especialmente con niños. Del mismo modo, cuando cae la noche, la iluminación escasea más allá de los enclaves turísticos y es recomendable no salirse de los circuitos habituales.

Además, Montjuïc tiene otras maneras más originales y menos esforzadas de ser visitada: con un funicular que asciende su ladera desde la avenida del Paralelo, ideal para los que busquen una manera relajada de subir (o bajar). La otra alternativa es el teleférico, más turístico y que parte desde el Puerto. La línea cruza en pequeñas cabinas a 50 metros del suelo la zona del Port Vell, un mirador inigualable del centro de la ciudad. El trayecto son 6,30 euros por persona (9 si se coge ida y vuelta) y hay que tener cuidado porque solo funciona de día. ¡Ojo con el vértigo!

Share

Paseo de Gracia, paseo

Publicado el 20 enero 2015
Archivado en Josep | Comentar este artículo

El Paseo de Gracia es una de las Avenidas más importantes, largas y caras de España. Se encuentra localizada en el Ensanche Barcelonés, en la cosmopolita ciudad de Barcelona y une la calle Mayor de Gracia con la Plaza de Cataluña.

Originariamente, este paseo era llamado el Camino de Jesús y no tenía nada en común con lo que es hoy, aparte de su localización. Con huertos a ambos lados del camino, comunicaba el municipio de Gracia con la ciudad de Barcelona. En 1821 comenzaron la remodelación y urbanización del camino, aunque pocas semanas después hubieron de detenerlas debido a las grandes epidemias que se extendieron por la ciudad en aquella época. Tres años después, se retomaron al mando del marqués de Campo Sagrado, en el contexto político de un nuevo régimen absolutista. Tras tres años de obras, en 1827, el paseo fue inaugurado y, desde entonces, se convirtió en un punto de reunión y paseo para la más alta aristocracia de la ciudad que acudían allí para montar a caballo o sentarse en los cafés, restaurantes o teatros que poblaban la zona. Debido probablemente a la gran afluencia que comenzó a tener esta avenida, muchas casitas unifamiliares con jardín fueron edificándose en los alrededores, que con la llegada de la burguesía y el boom comercial de la zona, fueron sustituidos por altos edificios y locales en los que se desarrollaron diversos negocios.

Hoy día está repleta de comercios, importantes edificios modernistas y negocios. Entre su variopinta arquitectura modernista reformada y ampliada entre 1900 y 1914, destacan las obras de grandes arquitectos como Antoni Gaudí, Lluís Domenech i Montaner, Josep Puig i Cadafalch,… tales como la casa Milá o la casa Batlló, ambas declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Además, en 1906, el arquitecto Pere Falqués i Urpí, diseñó las hermosas farolas que se sostienen sobre enrevesadas rejas negras que pueblan, alumbrando, toda la Avenida. Para llegar se puede tomar el metro y bajarse en la parada Diagonal o Paseig de Grácia, así como usar el autobús público o el tren. A partir de ahí, todo lo que queda es disfrutar de esta hermosa y abarrotada avenida, llena de vida y color.

Share

El Estadio del Camp Nou, el campo del F.C. Barcelona

Publicado el 18 enero 2015
Archivado en Josep | Comentar este artículo

El Estadio del Camp Nou es el campo del F.C. Barcelona. Se encuentra en la ciudad de Barcelona, aunque algo alejado del centro, pero se encuentra muy cerca de la conocida Avenida de la Diagonal. Podemos llegar hasta allí parando en diferentes estaciones de metro y tranvía que rodean la zona. Nos sirven las paradas de Palau Reial, Maria Cristina, Les Corts, Badal o Collblanc. Nosotros elegimos la parada de Les Corts. Al salir solo tuvimos que seguir la Travesera de Les Corts durante unos pocos minutos hasta que vimos el Camp Nou. Tras rodear un poco el estadio nos encontramos en la entrada principal.

El estadio visto desde fuera impresiona por lo grande que es, sobre todo a mí que estoy acostumbrada a estadios más modestos. Nos dirigimos a las taquillas para comprar la entrada. El precio es de 19€ para adultos y 15 para niños y estudiantes. Esta entrada incluye una visita con audio guía por los interiores del estadio y un museo que hay en él.

La visita está muy bien. Primero se pasa por el museo donde podemos conocer más sobre la historia del F.C. Barcelona, viendo diferentes objetos como camisetas o botas de jugadores estrella. El tour pasa también por la sala de trofeos para admirar las numerosas copas y trofeos que ha conseguido el club a lo largo de los años. Después pasamos por los vestuarios del equipo local y los visitantes para acabar la visita en las gradas del campo donde pudimos hacernos fotos y ver el estadio por dentro. A mí me impresionó muchísimo lo grande que es y la capacidad de gente que tiene. En los alrededores del campo está la tienda de productos oficiales del Barcelona F.C. Esta tienda tiene varias plantas donde podemos encontrar todo tipo de productos del club. En ella tienen desde las camisetas de los jugadores hasta material escolar o toallas de playa con el escudo del equipo. En la zona exterior del estadio también hay una cafetería donde tomar algo y descansar un rato. Recomiendo a todo aquel que vaya a Barcelona que se acerque a ver el Estadio del Camp Nou, sea culé o no, es un lugar que merece la pena visitar.

Share

El parque Güell

Publicado el 17 enero 2015
Archivado en Josep | Comentar este artículo

El Parque Güell recibe su nombre de Eusebio Güell, empresario perteneciente a una familia barcelonesa muy influyente a principios del siglo pasado, quien contrata a su amigo íntimo Antonio Gaudí para diseñar el parque. No es el único encargo que recibe el genial artista durante aquella época. La Cripta de la Colonia Güell, Los Pabellones Güell, el Palacio Güell, y las bodegas del mismo nombre son claros ejemplos. El Parque Güell es levantado durante 14 años (1900-1914) en un lugar privilegiado de Barcelona conocido como Turó del Carmel, muy cerca del Tibidabo.

Esta zona es una de las más altas de la ciudad condal y es ideal para disfrutar de una impresionante vista de los alrededores. El parque tiene una extensión de 17,18 hectáreas y es la unión de dos fincas (Can Muntaner de Dalt y Can Coll i Pujol) . En el año 1922 se inaugura como parque público y es nombrado por la UNESCO monumento artístico de protección internacional en 1984. El diseño del parque pone de claro manifiesto el particular estilo modernista de Antonio Gaudí. Las formas onduladas imitando ríos de lava, paseos recubiertos con columnas que simulan troncos de árboles, diversidad de formas geométricas, decoraciones con trozo de cerámicas y mosaicos multicolores, son una muestra del peculiar estilo del artista. Antonio Gaudí concibió la idea del parque con un sentido religioso, al mismo tiempo que urbanístico. Aprovechó el desnivel de la montaña, de unos 60 metros, para intentar proyectar un camino hacia el cielo, hacia la elevación espiritual. Pretendía también construir una capilla en la cima, que finalmente no se construyó, donde hoy se encuentra el monumento al calvario. Tampoco faltan los elementos que simbolizan lo mitológico, pues el Templo de Apolo en Delfos sirvió de inspiración para la organización del parque.

El Parque Güell se encuentra cerrado por un muro decorado con unos medallones de cerámica troceada, llamados trecandis, en los que se encuentran las inscripciones “Park” y “Güell”. Estos medallones son utilizados como logotipo del parque. La entrada principal del parque está situada en la calle Olot, y se encuentra flanqueada por 2 pabellones que antaño eran las antiguas casetas de los guardianes del parque. Estas 2 edificaciones también son singulares, como no podía ser de otra manera, dejando patente el estilo del genial Antonio Gaudí. Están rematadas por unas cúpulas que recuerdan el sombrero de una seta, y encima de estas se levantan las típicas cruces utilizadas por el artista, de cuatro brazos.

Frente a la entrada, encontramos una magnífica escalinata dividida en dos partes, con tres figuras que se ubican en su parte central: un dragón o salamandra, la cabeza de una serpiente con el escudo catalán y otra extraña figura sin identificar. Muy cerquita de la escalinata vemos la “sala de las 100 columnas” o “Templo dórico”, con su techo lleno de mosaicos, que sustenta la plaza del parque, donde podemos encontrar un banco cimbreante de 50 metros, recubierto por trozos de cerámica, obra de Josep María Jujol, ayudante de Gaudí.

El parque dispone de otras seis entradas, dos laterales situadas en los extremos de la Calle Olot, y otras tantas en la Avenida del Coll del Portel y en la Carretera del Carmel. El parque está abierto todos los días de la semana y la entrada es gratuita. En invierno se encuentra abierto de 10:00 a 18:00 horas, mientras que en verano el horario se amplía hasta las 21:00 horas.

Share

Arco del Triunfo

Publicado el 15 enero 2015
Archivado en Josep | Comentarios desactivados

El Arco de Triunfo de Barcelona es un monumento de estilo neomudéjar realizado en ladrillo visto. Diseñado por el arquitecto Josep Vilaseca i Casanovas, fue construido con ocasión de la Exposición Universal que tuvo lugar en la ciudad en el año 1888, concretamente en el Parque de la Ciudadela.

Con sus 30 metros de altura, el Arc del Triomf está dedicado al progreso, a la industria y al comercio. Cuenta con cuatro frisos, cada uno de ellos orientado a un punto cardinal. Los frisos están adornados con relieves alegóricos que parecen inspirados en un templo la antigua Grecia y que fueron realizados por famosos escultores de la época. Así, el friso de la parte delantera, realizado por Josep Reynés, lleva por título “Barcelona recibe a las naciones”, mientras que el friso trasero, obra de Josep Llimona, representa la entrega de premios realizada durante la Exposición Universal. En cuanto a los laterales, en uno está representada una alegoría del Comercio, la Industria y la Agricultura realizada por Antoni Vilanova, mientras que el último, obra de Torquat Tasso, representa el Arte y la Ciencia. El Arco de Triunfo de Barcelona se encuentra entre el paseo Lluís Companys y el paseo de San Juan y la estación de metro más cercana es precisamente Arc de Triomf (línea 1). Realmente merece la pena pararse a echar un vistazo y algunas fotos, ya que el monumento es verdaderamente bonito con sus ladrillos rojos brillando al sol, así como los escudos, esculturas y relieves que lo adornan.

Cuando terminéis de verlo podéis dirigiros a alguno de los puntos de interés cercanos, como por ejemplo el Parque de la Ciudadela (Parque de la Ciutadella), uno de los pulmones verdes del centro de Barcelona y que también tuvo su origen en la Exposición Universal de 1888. El parque es además notable dentro de la ciudad ya que dentro de sus límites se encuentran varios museos, edificios e instituciones como el Parlamento de Cataluña. Entre los museos destacan el Museo de Zoología y el Museo de Geología. En el Hivernacle se organizan en verano conciertos al aire libre de música clásica y el Zoo de Barcelona resulta ideal para visitarlo con los más pequeños.

Share

La Casa Batlló

Publicado el 14 enero 2015
Archivado en Josep | Comentarios desactivados

La Casa Batlló es una de las obras más conocidas de Gaudí y una de las atracciones más visitadas de Barcelona. Se encuentra situada en el número 43 del Paseo de Gracia, una de las principales vías de la capital catalana y que atraviesa el modernista borrio del Eixample o Ensanche. Cerca se encuentran otros edificios modernistas como la Casa Lleó Morera, la Casa Miralles, la Casa Amatller o La Pedrera, también de Gaudí. Su historia data de cuando el industrial Josep Batlló le encarga a Gaudí remodelar el antiguo edificio construído 30 años antes. En un principio el plan era demolerlo para construir uno nuevo, pero casi en el último momento el industrial cambió de idea y decidió reformar sólo la fachada.

Gaudí utilizó para ello materiales típicos modernistas como la cerámica, el hierro y el cristal. El resultado fue un cambio completo, ya que además de la reforma de la fachada, con los coloridos azulejos del tejado y los “huesudos” balcones, fueron añadidos dos pisos y el desván. La originalidad y belleza de la casa Batlló se debe a los elementos ornamentales, por ejemplo, las columnas de la fachada que enmarcan las ventanas con sus coloridas vidrieras tienen forma de huesos y el tejado está rematado por una forma ondeante que asemeja el lomo de un dragón, en el que los brillantes azulejos representan las escamas, y que evoca al dragón vencido por San Jordi. También aparece la cruz, elemento muy presente en las obras de Gaudí.

En el año 2005 fue clasificada como obra Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y quizás por esto y porque se trata de un edificio privado, la entrada resulta algo cara (alrededor de los 16€) pero al menos incluye la audioguía. Las estancias que se visitan son la planta noble (la antigua residencia de los Batlló), el desván y la azotea para finalmente acabar bajando por el patio de luces.

La Casa Batlló puede visitarse todos los días de la semana y lo mejor es llegar en metro bajándose en la estación Passeig de Gràcia. Una vez finalizada la visita resulta una buena idea pasear por esta zona del Eixample. No en vano se conoce como “la manzana de la discordia” por la gran cantidad de edificios modernistas que rivalizan en belleza. Y si vais a visitar Barcelona en verano estad atentos porque en la terraza de la Casa Batlló se suelen organizar conciertos de música clásica. Y si os apetece comer o cenar por la zona, en el número 38 del Paseo de Gracia tenéis el restaurante Blanc, muy recomendable tanto por su exquisita comida como por su bonita decoración. O bien, una opción más económica y que no defrauda es el Divinus Passeig de Gracia, situado en el número 28 y que además cuenta con una terraza muy agradable para disfrutar con buen tiempo.

Share

Lo que has de conocer de Barcelona

Publicado el 14 enero 2015
Archivado en Josep | Comentarios desactivados

Muchos son los mitos y leyendas que se cuentan sobre el origen de la ciudad de Barcelona. Unos lo atribuyen al cartaginés Amilcar Barca, tras su desembarco en las tierras de Hispania, y otros al mismísimo Hércules en persona.
Lo cierto es que Barcelona, conocida como La Ciudad Condal, es una ciudad maravillosa y cosmopolita, que se ha convertido en un gran centro cultural, comercial, turístico y financiero de referencia en toda en Europa, y rivaliza con la capital Madrid por ser la ciudad más importante de España.

El reconocimiento definitivo de esta ciudad a nivel internacional se dio con los Juegos Olímpicos del año 1992, que hizo crecer la ciudad tanto en población como en infraestructuras.Apartado donde destaca El Prat, uno de los aeropuertos con más tránsito de pasajeros de Europa. Está situado a unos 10 kilómetros del centro de la ciudad y dispone de abundantes servicios de tren de cercanías y autobuses.

No menos importante es el Puerto de Barcelona, uno de los grandes centros de distribución de mercancías en el mar Mediterráneo, desde donde parten también numerosos cruceros turísticos. Más modestos son el Por de Sant Adrià, para embarcaciones privadas de pequeño tamaño, el Port Vell y el Port Olímpic.

La ciudad está rodeada por una amplia red de carreteras, muchas de peaje, y dispone de variados servicios de tren. A los trenes regionales y de larga distancia, se suman como posibles alternativas los servicios de tren de alta velocidad (AVE), eficientes y puntuales, que conectan Madrid y Barcelona en poco más de 3 horas. Una opción interesante son los trenes nocturnos, que ofrecen tarifas más ajustadas a cambio de un viaje de mayor duración. Las estaciones de Barcelona se encuentran situadas en zonas céntricas, que convierten al tren en una de las opciones más cómodas para viajar a la ciudad.

Barcelona ofrece al visitante un amplio abanico de actividades para realizar. Posee excelentes playas, imprescindibles lugares para conocer y una vida nocturna muy animada. Sin duda hasta el turista más exigente quedará prendado de esta ciudad.

Disponemos de una importante red de metro, trenes y autobuses urbanos que nos llevan hasta los innumerables lugares de interés que podemos encontrar en Barcelona:

El fantástico templo de la Sagrada Familia de Antonio Gaudí, que es uno de los monumentos más conocidos de la ciudad, y uno de los más visitados en España.
El Parque Güell, con sus vistas impresionantes de toda la ciudad.
Las Ramblas, con sus espectáculos de mimos y artistas callejeros, puestos de flores y … carteristas. !Mucho cuidado con nuestras pertenencias en esta zona! .
El Mercado de la Boquería y el Palau del Liceo, que podemos contemplar en nuestro paseo por Las Ramblas.
La famosísima Estatua de Colón, con sus impresionantes 60 metros de altura.
La Plaza Cataluña, que es la más grande de la ciudad, de la que parten Las Ramblas o el conocidísimo Paseo de Gracia.
El Puerto Olímpico, muy cerquita de la playa de La Barceloneta, lleno de restaurantes, hoteles, discotecas y centros comerciales, como el Maremágnum. Muy recomendable es el cercano Aquarium de Barcelona, con su cúpula de cristal.
No podemos dejar de visitar el Barrio Gótico, centro histórico de la ciudad, donde encontraremos edificios imprescindibles como la Plaza de Sant Jaume, la Casa de la Ciudad, el Ayuntamiento, el Palacio de la Generalitat, La Catedral y el Museo de la historia de la ciudad.
La zona de Montjüic, con el Palau Nacional, que acoge una valiosa colección de frescos y otras obras góticas, y la fundación Joan Miró. También destacan el Castillo de Montjüic y La Villa Olímpica, remodelada para acoger los juegos olímpicos de 1992, donde encontramos el Estadio Olímpico y el Palau Sant Jordi. A los pies de Montjüic está ubicada la Fira de Barcelona, con un magnífico conjunto de fuentes, y flanqueada por unas enormes columnas de estilo veneciano.
La Torre Agabar, torre de 144 metros de alto con forma de proyectil. Inaugurada en 2005 e icono de la arquitectura moderna barcelonesa.
El Nou Camp, uno de los estadios de futbol más grandes del mundo, donde juega actualmente el FC Barcelona.
El Parque de Atracciones del Tibidabo, uno de los más antiguos de Europa.

Si disponemos de un poquito de tiempo, no debemos dejar de visitar otros interesantes lugares próximos a Barcelona como Sant Cugat del Vallés, con su impresionante monasterio, Tarrassa, ciudad con un importante legado medieval, o Sitges, uno de los mayores centros turísticos de la zona.

Share
Sigue buscando »