Mucho parque en La Ciudadela

Publicado el 7 febrero 2015
Archivado en Josep | Comentarios desactivados

El Parc de la Ciutadella o Parque de la Ciudadela en castellano, es uno de los grandes pulmones verdes de Barcelona. Está construido sobre la antigua fortaleza de la ciudad, que durante la Regencia de Espartero en 1848 fue bombardeada y arruinada. Años más tarde, se construiría sobre la ruinas el parque, utilizando más de 30000 hectáreas, aunque durante su creación necesitó algunas modificaciones debido a la Exposición Universal de Barcelona de 1888, y más tarde con la creación del Zoo de Barcelona, para el que fue necesario recortar espacio del parque.

En la entrada está el Castell Dels Tres Dragons o Castillo de los Tres Dragones que es un edificio modernista de ladrillo visto que se construyó como cafetería para la Expo de 1888, y que desde 1920 alberga el Museo de Zoología de Barcelona. Uno de los atractivos principales del parque es su plaza de Armas, con su gran variedad de esculturas:
- El Mamut: Estatua de hormigón a tamaño real que el naturalista Norbert Font i Sagué ideó con el apoyo de la Junta de Ciencias Naturales de Barcelona
- El Monumento a Walt Disney: Obra escultórica de unos ciervos que intentan saltar un lago, una especie de homenaje a Bambi y a los ciervos que huían del fuego. Es obra de de Núria Tortras.
- El Monumento al General Prim: obra de Lluís Puiggener (1887), que durante la Guerra Civil fue derribada. En 1940 el artista Frederic Marès, la fundió y la volvió a construir.
- Desconsuelo: Situada en el centro de un pequeño lago se encuentra esta escultura de Josep Llimona que representa a una mujer desnuda llorando sobre una piedra.

Casi en el centro del parque se encuentra el Parlamento de Cataluña, frente a la estatua del Desconsuelo. Además de amplias zonas con césped, arboledas y jardines, todos ellos debidamente acotados con información acerca de las especies que hay en él, el parque tiene un enorme lago en el que podemos navegar en una barca de remos mientras observamos algunas de las especies de plantas exóticas que lo adornan.

Los amantes de la botánica tienen una parada obligatoria en el L’ Umbracle (o Umbráculo) que se trata de un edificio de ladrillo y madera que alberga un invernadero de plantas exóticas. Al igual que El Jardín Romántico, junto a la Cascada Monumental, donde Gaudí realizó un proyecto para realizar una gruta artificial debajo de la cascada. Junto a él se encuentra el L’Hivernacle, que aunque en su día fue una cafetería, ahora está cerrado y no se sabe mucho acerca de sus planes futuros. En el Parque se encuentra el Zoo y el Aquarium, pero para visitarlo necesitaríamos otro día entero, ya que debido a su diversidad de especies se considera uno de los más importantes de toda Europa.

Share

Decir mercado es decir La Boquería

Publicado el 6 febrero 2015
Archivado en Josep | Comentarios desactivados

Pirámides de frutas ordenadas por gamas de colores, miles de olores entremezclándose, alimentos exóticos… ¿un mercado en Marrakech? No, no hace falta ir tan lejos, sino tan sólo hasta las Ramblas de Barcelona, más concretamente al Mercado de la Boquería, el más grande de Cataluña, de los más importantes de Europa y, sin lugar a dudas, uno de los que tiene más encanto.

Para cualquier persona curiosa que quiera conocer la verdadera esencia de una ciudad, los mercados son un punto de referencia, una visita obligada. Muchas veces un simple mercado cuenta más de un lugar, de su día a día, de sus habitantes, que sus monumentos o lugares más turísticos.

La Boquería, además, rebosa no sólo Historia con mayúscula (el origen del mercado se remonta nada menos que a la Edad Media cuando los campesinos de los alrededores vendían sus productos al aire libre en las inmediaciones de lo que hoy en día es el mercado), sino también cientos de pequeñas historias, las historias de sus vendedores y de sus clientes habituales.

Para escoger los mejores productos merece la pena madrugar. Después de hacer una cuidadosa selección siempre podemos parar a desayunar un chocolate con churros y observar el trasiego de los clientes desde el bar Sant Josep; o ya más tarde, a la hora del almuerzo, disfrutar de unas tapas o un menú del día en los míticos bares Pinoxo o El Quim.

Si nuestro objetivo no es tan culinario como de mero visitante, difícilmente podremos resistirnos a las tentadoras bandejas de fruta cortada, preparada para comer sobre la marcha, o a los zumos de frutas exóticas ofrecidas a la entrada, a los deliciosos frutos secos o a esas montañas de dulces y chocolates de los puestos especializados. Frutas, verduras, alimentos exóticos, pescado fresco, productos ecológicos, carnes, setas… son sólo parte de este peculiar y vistoso mercado.

Perderse entre los casi trescientos puestos que conforman el Mercado de la Boquería es todo un éxtasis para los sentidos, un verdadero lujo gastronómico no sólo para el gusto, sino también para la vista y el olfato.

Share

Es la Plaza de Cataluña

Publicado el 5 febrero 2015
Archivado en Josep | Comentarios desactivados

Rodeada de famosos almacenes nacionales como el Corte Inglés, franquicias internacionales como Fnac o restaurantes como el famoso Hard Rock, la Plaza de Cataluña o plaça Catalunya es el mayor punto de afluencia del centro de Barcelona. Muy bien comunicada, ya que debajo de la plaza está la estación de trenes, buses y metro con destino a cualquier punto de la ciudad Condal y también un parking público.

Desde el punto de vista urbanístico, la plaza Cataluña es la tercera más grande de España con 30.000 metros cuadrados, después de la Plaza España de Barcelona y de la Plaza Mayor de Madrid, y constituye el punto de unión entre el núcleo viejo de la ciudad y el ensanche.

Además, por la parte sur de la enorme plaza, accedemos a la plaza de Canaletas, Las Ramblas y hasta el puerto y el Maremagnum. También, por la parte sur, entramos en la famosa calle comercial de la Puerta del Ángel y antigua puerta de las murallas, y llegamos hasta la catedral. Por el este entramos de pleno en la transitada vía Layetana y por el norte al Paseo de Gracia hasta llegar a la calle Diagonal.

Esta plaza vive en un constante bullicio cualquier día de la semana, a cualquier hora, ya que a parte de comercios y restaurantes hay oficinas, despachos, hoteles, cafeterías y algún que otro pub nocturno. Antiguamente fue centro de teatros y de muchas tertulias literarias y políticas ciudadanas. Después era el centro elegido por los mercados al aire libre justo a las afueras de la ciudad, mientras que esta última iba creciendo hasta ser el centro neurálgico de Barcelona.

La plaza actual fue inaugurada por Alfonso XIII en 1927. En 2008 se realizó el espectacular mosaico que encontramos en el centro de la plaza. La plaza Cataluña es una grandiosa sala de exposiciones, numerosos artistas han expuesto sus obras temporales a lo largo de su perímetro, realizado conciertos y celebraciones ciudadanas. Visitar la ciudad y no no pasear por este lugar es como no haber ido nunca a Barcelona; es el primer punto a visitar por los turistas y por los propios residentes.

Share

Esa montaña es el Tibidabo

Publicado el 5 febrero 2015
Archivado en Josep | Comentarios desactivados

El Monte Tibidabo pertenece a la cadena boscosa que se encuentra junto a la ciudad de Barcelona, y es la más alta de la zona, contando con una altura de más de 500 metros. Este es el mejor punto donde acudir si se quiere obtener una magnífica vista sobre la ciudad, siempre que el cielo esté despejado.

Lo más conocido del Monte Tibidabo es sin duda su parque de atracciones, con el mismo nombre. Este parque de atracciones, inaugurado a finales del siglo XIX, está considerado como uno de los más antiguos en su género en todo el continente europeo, además de ser el primero que abrió sus puertas en España. A pesar de los años que tiene, cuenta con atracciones de última generación, y es uno de los lugares de ocio más visitados de Barcelona.

Además, en la cima del Monte Tibidabo hay otras atracciones también muy apreciadas por los barceloneses, como un templo religioso que recuerda al del Barrio de los Pintores de París, el Templo Expiatorio del Sagrado Corazón, cuya construcción fue llevada a cabo durante la primera mitad del siglo XX, y que en un principio era sólo una pequeña ermita, la cual, en la actualidad, está totalmente integrada con el resto del templo.

Para quien acuda a Tibidabo y quiera admirar la ciudad desde un mirador, está la Torre de Collserola, que se creó para los Juegos Olímpicos que se celebraron en la ciudad en el año 1992. Otras atracciones del monte Tibidabo son el Observatorio Fabra, de principios del siglo XX, y que cuenta con un telescopio, además de la Torre Pastor de Cruilles, o el Museo de la Ciencia de Barcelona, ubicado a los pies del monte.

Para acceder al monte Tibidabo se puede hacer en coche o autobús, pero lo más utilizado y lo que más atrae a los visitantes es sin duda su Funicular. Inaugurado en el año 1901, funciona todos los días excepto algunos festivos nacionales. El Monte Tibidabo es una buena opción si se quiere tanto disfrutar de modernas atracciones como si se quiere pasear o descansar, además de ser un punto magnífico desde el que poder admirar toda Barcelona.

Share

Un Raval genuino

Publicado el 5 febrero 2015
Archivado en Josep | Comentarios desactivados

El barrio de El Raval en Barcelona se enmarca en el distrito de Ciutat Vella, el número 1 de la ciudad y engloba todo el centro histórico de Barcelona tras la ampliación de las murallas medievales. Está entre La Rambla y la Avenida del Paralelo. Es una zona vibrante y sórdida a la vez pero que merece la pena visitar aunque personalmente evitaria hacerlo de noche. Sus estrechas calles tenían la peor fama de Barcelona, prostitución y vidas marginales cobraban protagonismo en el antiguamente conocido como Barrio Chino. Las novelas de Terenci Moix, Maruja Torres e incluso las investigaciones de Pepe Carvalho, creado por Vazquez Montalban, ayudaban a crear este ambiente bohemio y degradante. Pero a partir de los 80 el barrio sufrió una transformacion, no solo arquitectónica sino también renovación vecinal.

Hay gente joven en busca de su primer piso, artistas desconocidos que pueden alcanzar la fama e inmigrantes que regentan la mayoria de los negocios de la zona. Entre sus edificios emblemáticos: el monasterio benedictino San Pablo del Campo, fundado a finales del siglo IX, en el se encuentra la tumba de Wifredo II, conde de Barcelona. El Hospital de la Santa Creu i Sant Pau es una clara representación de la arquitectura modernista catalana; originalmente se construyó en 1401 fusionando seis hospitales. El nuevo edificio, de principios del siglo XX, consta de un edificio principal y 27 pabellones. Todos ellos están unidos por galerias subterráneas. Es un hospital de carácter universitario y también es la sede de la Biblioteca de Catalunya. El Museo de Arte Contemperáneo de Barcelona (MACBA) abrió sus puertas en 1995 y expone obras de la segunda mitad del siglo XX, algunas de ellas de: Picasso, Miró, Tápies, etc. El Centro de Cultura Contemporánea (CCCB) muestra exposiciones de distintos estilos: fotografia, escultura, pintura…Inagurado en 1994 cuenta también con un auditorio, una libreria, varias aulas y salas polivalentes. En general, por todo el barrio hay estudios de arte, galerias y librerias modernas.

En la Rambla del Raval podemos admirar el Gato de Botero, una escultura típica de su autor que la ciudad de Barcelona adquirió en 1987. Visitaremos ademas La Boqueria o Mercado de San José, atracción turística además de mercado con mas de 300 puestos de productos locales y exóticos. El más grande y variado de toda Catalunya. Situado sobre lo que en su origen fue el convento de San José, hoy en dia es uno de los mercados mas frecuentados de toda España. En el Raval hay numerosas tiendas donde comprar de todo, no son famosas marcas como en el Ensanche pero no encontrarias nada igual en otro lado.

Hay locales estupendos para tomar unas cañas y tapear como el Bar Lobo, el It Cafe, Trallers, La Granja de Gavà, Terraza La Isabela…o tomar unas copas como el Jaleo. El Raval encierra mucha historia, está lleno de vida, tanto de dia como de noche. Es una zona ruidosa y no especialmente limpia, es mejor evitar los callejones poco iluminados y estar pendiente del bolso o la cartera. Pero tiene una personalidad propia de la que seguro que otros lugares turísticos nunca podrían presumir.

Share

Las Ramblas de Barcelona

Publicado el 23 enero 2015
Archivado en Josep | Comentarios desactivados

Cosmopolita hasta la extenuación, en Las Ramblas de Barcelona podemos encontrar cualquier cosa que se nos tercie. Si empezamos la visita desde la estatua de Colón, dando la espalda al mar, a escasos metros a nuestra izquierda nos encontramos con el Mercat de la Boqueria, un lugar donde encontraremos todo tipo de alimentos con un encanto particular, incluso también hay puestos de insectos comestibles, bien sean fritos o cocidos, por ejemplo, saltamontes.

Si seguimos hacia arriba, caminamos por la rambla denominada de los animales, ya que los puestecitos que hay en ese tramo son tiendas de animales, bien sean periquitos, hamsters, jaulas, etc. Más arriba y otra vez a la izquierda está ubicado el conocidísimo Gran Teatro del Liceo de Barcelona, teatro de ópera de 1847, reconstruido entre 1994 y 1999 después de un impactante incendio.

El siguiente tramo de Las Ramblas es el conocido como el de las flores, puesto que todas las tiendas que podemos encontrar por allí son de flores típicas de cualquier paseo o ramblas de España. A mitad del paseo, a la derecha está la calle que nos conduce a la Porta de l’Àngel, una conocidísima y popularísima calle comercial y también nos conduce a la Plaza de Sant Jaume donde se ubica la sede central del Ayuntamiento de Barcelona y el Palacio de la Generalitat de Catalunya, además de la Catedral de la ciudad. Una vez llegamos al final del paseo, nos ubicamos en la fuente de Canaletas, una conocidísima plaza por los aficionados culés, los cuales celebran todos los éxitos de su equipo, el FC Barelona.

Al otro lado de esta fuente observaremos la Plaza Catalunya. A lo largo de todas las Ramblas podremos observar numersos mimos y personajes con vida que piden dinero al público, recortado el número de personajes y, por tanto, regulado por ordenanza local desde 2011. A los lados de la calle también hay una gran cantidad de tiendas dedicadas al fútbol, aunque eso si, no son baratas. También hay que ir con mucho cuidado con los bolsos, carteras y demás, puesto que los carteristas hacen “su agosto” con los turistas en esta zona de Barcelona. Es una zona muy bien comunicada, con varias paradas de metro a lo largo del paseo, puntos de taxi y paradas de bus.

Share

Barrio Gótico, otra Barcelona

Publicado el 23 enero 2015
Archivado en Josep | Comentarios desactivados

El barrio Gótico o Barri Gòtic de Barcelona, es uno de los barrios medievales mejor conservados de Europa. Forma parte del distrito Ciutat Vella y es considerado el corazón de la ciudad, ya que se sitúa en el mismo centro histórico de Barcelona. El barrio está constituido sobre los antiguos restos romanos de la ciudad. Antaño, era un conjunto amurallado, con varias puertas de entrada, que permanecieron hasta las remodelaciones del siglo pasado.

La estructura del barrio permaneció intacta hasta el siglo XIX, a partir de entonces, se realizaron grandes transformaciones: los cementerios parroquiales se transforman en plazas públicas, se cambió el uso de algunos edificios y se derribaron gran parte de las murallas, aunque todavía se conservan trozos en la plaza de la Catedral de Barcelona. El barrio Gótico está delimitado por la Plaza Cataluña en la zona norte y por el Puerto en la zona sur. A su vez, está compuesto por diferentes barrios que conservan su propia personalidad: el Call, Santos Justo y Pastor, Santa María del Pi, la Catedral, Santa Ana, La Merced y Palau.

Tendrás varias opciones para conocer este emblemático barrio, una de ellas es hacerlo “a tu aire” por sus muchas y laberínticas callejuelas. Sin embargo, lo más interesante es seguir un cierto orden, para no perderte nada de sus encantos. Incluso si lo prefieres, tendrás la posibilidad de recorrerlo acompañado por un guía, tanto de día como de noche, y escuchar todo tipo de detalles y leyendas. En cualquier oficina de turismo te darán toda la información y precios. El barrio ha seguido transformándose y adaptándose a los nuevos tiempos. Existe una superposición de periodos y estilos, por ello, es posible encontrar una escultura de época actual junto a un edificio del siglo X o unos frescos del XV. Y ahí radica precisamente si encanto.

El paseo podría comenzarse en la Plaza de San Jaime. La que en su día fue el foro romano de la ciudad y que actualmente alberga las sedes centrales del Ayuntamiento de Barcelona y de la Generalitat de Catalunya. Ambos edificios merecen una visita. Una vez finalizadas las dos visitas, se recomienda tomar el Carrer del Bisbe (Calle del Obispo), uno de los rincones más fotografiados de la ciudad. Aquí la mayor atracción es el Pont del Bisbe (Puente del Obispo), construido durante la dictadura de Primo de Rivera, a finales de los años 20, para unir el Palacio de la Generalitat con la Casa dels Canonges, lugar en el que se hallaba la residencia oficial del Presidente. Si seguimos la calle hasta el final, llegamos hasta la bella Catedral, de estilo gótico, que ha sido restaurada varias veces y se puede visitar. Ante la portada del templo, a la izquierda, está la casa de l´Ardiaca, hoy archivo histórico. Tanto esta casa como la casa de enfrente, están construidas sobre la misma muralla romana. Desde aquí, las atracciones principales son fáciles de alcanzar, como son los restos romanos situados por debajo del Museo de la Historia de la Ciudad.

Muy próxima se encuentra también la Plaza del Rey, una pequeña joya digna de ser admirada, y al fondo se levanta la fachada del Palacio Real Mayor, aquí fue donde Isabel y Fernando recibieron a Cristobal Colón tras su triunfal regreso de América. También fue el lugar donde se reunía el tribunal de la Inquisición. Existía la creencia de que las paredes se movían cuando alguien mentía. Muy cerquita se halla la calle comercial más importante de Barcelona, el mítico Portal de L’Angel, una moderna vía peatonal que nace de Plaza Cataluña. Para finalizar, podemos descender por las famosas Ramblas hasta la Plaza Real, un amplio espacio porticado rodeado por palmeras, cuyos bares y restaurantes ofrecen un sitio relajante donde sentarse tras el paseo. Todo el barrió gótico está lleno de locales donde disfrutar de la excelente gastronomía catalana o simplemente tomar algo. Además, es muy típico ver músicos, por las distintas esquinas del barrio, tocando instrumentos como la guitarra, el arpa o el violín… amenizando de forma muy agradable nuestro paseo.

Share

Puerto de Barcelona, puerto de cruceros

Publicado el 22 enero 2015
Archivado en Josep | Comentarios desactivados

El Puerto de Barcelona es el mayor del Mediterráneo en cruceros, cuenta con 313 líneas regulares y se conecta con 423 puertos a lo largo de todo el mundo. Se encuentra entre la desembocadura del rio Llobregat y el barrio de la Barceloneta. Antiguamente se hallaba al sur del Montjuic hasta que en el siglo XV se continuaron las obras al norte de la montaña, edificando las Atarazanas Reales de Barcelona, lo que actualmente es el Museo Marítimo de Barcelona.

Se remodeló por completo para los juegos olímpicos de 1992. Tiene mas de 20 km de muelles de atraques, con terminales para ferrys, cruceros internacionales, mercantiles de todo tipo…todo ello por medio de 45 grúas y 9 remolcadores para la carga y descarga. Nos lo encontramos al término de las Ramblas, donde empieza a respirarse el mar, lo preside la gran torre de Colón a la que podemos subir en ascensor para contemplar una majestuosa vista de la ciudad. Se puede cruzar en “golondrinas” que son unas barcazas, que desde 1888, se pueden tomar cerca del monumento a Colón y que ofrecen recorridos por el puerto o por todo el litoral. Para visitar el puerto olímpico lo ideal es hacerlo a través del teleférico que lo comunica con Montjuic.

Se construyó con motivo de la Expo del 29, tiene tres estaciones: la torre de San Sebastian (en el barrio de la Barceloneta), la Torre Jaime I (junto al World Trade Center en el muelle), y la estación Miramar (en la montaña de Montjuic). La distancia total de recorrido es de 1303 metros y es un espectacular mirador sobre el centro de Barcelona, el puerto y sus playas. En una de las paradas del teleférico, la torre de San Sebastian se encuentra el restaurante La Torre d´Altamar, que permite comer disfrutando de unas vistas del puerto a 75 metros de altura.

Ya a pie, en el Puerto se pueden visitar las emblematicas plazas la Carbonera o del Portal de la Pau. También el Museo de la Historia de Cataluña: ubicado en el Palau del Mar que contiene toda la historia de la región, con exposiciones permanentes e itinerantes. Muy cerca del puerto podemos aprovechar y visitar el Museo de Cera accediendo por la Rambla de Santa Mónica. Es un palacete neoclásico dividido en varias salas y es bastante curioso. La zona entera esta repleta de bares y restaurantes con playas en los dos extremos: La Nova Icaria, en el extremo norte, en la que se pude jugar al voley; y la concurrida playa de la Barceloneta, en el extremo sur.

Los hoteles son algo caros en esta zona, depende del viaje o la visita que se quiera realizar, sale mas barato alquilar un apartamento si se desea pernoctar en esta zona concreta. Aqui se encuentra el famoso Hotel Arts de 5 estrellas que merece la pena ver aunque no nos hospedemos en él. Otros hoteles son el Icaria y el H10 Barcelona Marina ambos de 4 estrellas. De la zona del Puerto, el Aquàrium de Barcelona, merece realmente la pena, tiene 35 acuarios internos con mas de 450 especies distintas. Impresiona de verdad el túnel de los tiburones, por el que te desplazas por una cinta transportadora a través de sus 80 metros de largo. Para mí es el lugar mas bonito y espectacular de toda la zona.

Share

Montjuic, pulmón barcelonés

Publicado el 20 enero 2015
Archivado en Josep | Comentarios desactivados

“La Montaña Mágica” de Barcelona emerge en la parte suroeste de la ciudad. Montjuïc no está integrado en el tejido urbano y probablemente por esta razón tiene menos paseantes de los que debería. Durante años fue una especie de armario trasero de Barcelona, pero los Juegos Olímpicos y las sucesivas remodelaciones la han devuelto al público.

El elemento más destacado de Montjuïc es el Estadio Olímpico Lluís Companys, donde se celebraron las ceremonias más importantes de Barcelona 92. Está abierto a los visitantes -previo pago- y en su interior alberga el Museo Olímpico, con recuerdos del evento. A su lado, se sitúa el Palau Sant Jordi, el polideportivo de mayor capacidad de la ciudad, recinto de varios grandes eventos deportivos y algunos de los conciertos musicales más numerosos. La zona tiene un paseo agradable para los mitómanos.

Otro punto también tentador, sobre todo en verano, son las piscinas Bernat Picornell, situadas en un balcón con una impresionante panorámica de toda la ciudad y un lugar perfecto para un chapuzón relajante Para acceder a Montjuïc se pueden tomar varias vías. La más conocida para el caminante es la avenida de la Reina María Cristina, recorriendo el recinto ferial hasta la Font Màgica y el Palau Nacional. La fuente, recuerdo de la Exposición Universal de 1929, se ilumina por la noche y combina la fuerza de los distintos surtidores de agua con hipnóticos juegos de luz. Por su parte, el Palau, un majestuoso edificio neoclásico sede del Museo de Arte Nacional de Catalunya (MNAC), ofrece vistas muy hermosas del cielo de Barcelona.

En la montaña no faltan los atractivos culturales, entre los que destaca la Fundación Joan Miró, imperdible ya que recoge una amplia colección de los trabajos del artista catalán, así como el Jardín Botánico. Sin embargo, hay que tener cuidado en estos paseos, Montjuïc es una colina de un tamaño razonable y las caminatas se pueden hacer largas, especialmente con niños. Del mismo modo, cuando cae la noche, la iluminación escasea más allá de los enclaves turísticos y es recomendable no salirse de los circuitos habituales.

Además, Montjuïc tiene otras maneras más originales y menos esforzadas de ser visitada: con un funicular que asciende su ladera desde la avenida del Paralelo, ideal para los que busquen una manera relajada de subir (o bajar). La otra alternativa es el teleférico, más turístico y que parte desde el Puerto. La línea cruza en pequeñas cabinas a 50 metros del suelo la zona del Port Vell, un mirador inigualable del centro de la ciudad. El trayecto son 6,30 euros por persona (9 si se coge ida y vuelta) y hay que tener cuidado porque solo funciona de día. ¡Ojo con el vértigo!

Share

Paseo de Gracia, paseo

Publicado el 20 enero 2015
Archivado en Josep | Comentarios desactivados

El Paseo de Gracia es una de las Avenidas más importantes, largas y caras de España. Se encuentra localizada en el Ensanche Barcelonés, en la cosmopolita ciudad de Barcelona y une la calle Mayor de Gracia con la Plaza de Cataluña.

Originariamente, este paseo era llamado el Camino de Jesús y no tenía nada en común con lo que es hoy, aparte de su localización. Con huertos a ambos lados del camino, comunicaba el municipio de Gracia con la ciudad de Barcelona. En 1821 comenzaron la remodelación y urbanización del camino, aunque pocas semanas después hubieron de detenerlas debido a las grandes epidemias que se extendieron por la ciudad en aquella época. Tres años después, se retomaron al mando del marqués de Campo Sagrado, en el contexto político de un nuevo régimen absolutista. Tras tres años de obras, en 1827, el paseo fue inaugurado y, desde entonces, se convirtió en un punto de reunión y paseo para la más alta aristocracia de la ciudad que acudían allí para montar a caballo o sentarse en los cafés, restaurantes o teatros que poblaban la zona. Debido probablemente a la gran afluencia que comenzó a tener esta avenida, muchas casitas unifamiliares con jardín fueron edificándose en los alrededores, que con la llegada de la burguesía y el boom comercial de la zona, fueron sustituidos por altos edificios y locales en los que se desarrollaron diversos negocios.

Hoy día está repleta de comercios, importantes edificios modernistas y negocios. Entre su variopinta arquitectura modernista reformada y ampliada entre 1900 y 1914, destacan las obras de grandes arquitectos como Antoni Gaudí, Lluís Domenech i Montaner, Josep Puig i Cadafalch,… tales como la casa Milá o la casa Batlló, ambas declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Además, en 1906, el arquitecto Pere Falqués i Urpí, diseñó las hermosas farolas que se sostienen sobre enrevesadas rejas negras que pueblan, alumbrando, toda la Avenida. Para llegar se puede tomar el metro y bajarse en la parada Diagonal o Paseig de Grácia, así como usar el autobús público o el tren. A partir de ahí, todo lo que queda es disfrutar de esta hermosa y abarrotada avenida, llena de vida y color.

Share
Sigue buscando »